SOBRAN LOS COMENTARIOS

Por lo interesante de este artículo, lo reproduzco en su totalidad. Lo podéis encontrar en: http://www.lacoctelera.com/mariliendre/post/2007/12/11/un-paseo-41-aaaos 

"Acabamos de matar a García Lorca. Yo le metí dos tiros por el culo, por maricón", dijo el abogado Juan Luis Trescastro en el bar La Pajarera de Granada. Sólo hacía unas horas que habían apagado su risa para siempre, esa risa que todo lo llenaba en aquellas tardes de patio.

Algunas veces he tratado de imaginar cómo fue aquel paseo, el último, hasta la fosa. Me pregunto si le echó una última ojeada a la luna granadina, si habló con los pobres desgraciados que le acompañaban o si tenía tanto miedo como para no poder mirar más allá de sus zapatos.
Han pasado 71 años y aún hay quien tendría el pulso bien firme para disparar dos balas más, para disfrutar luego contándolo con un "Sol y sombra" en la mano. Seguro que no tendría que pagar la copa. Anda que no hay patriotas dispuestos a invitarlo.

Reconozco que Zerolo me da pereza, lo tiene todo para llamarme la atención, pero, hasta ahora, me ha dado un poco igual, no me pregunteis por qué. Sin embargo, el otro día, cuando lo vi andando entre los insultos, mientras le caía encima un grito de "maricón" tras otro, pensé que no se podía caminar por la acera con más dignidad.
Vi la cara impenetrable de Acebes en plena trifulca y sentí un escalofrío por la espalda, vi a Gallardón acercándose a los socialistas para recibir los insultos junto a ellos y sentí un orgullo que no me corresponde. Vi cómo se le abrían las aletas de la nariz a la Botella, de puro placer y sentí asco. Vi cómo se unió a Gallardón un buen rato después, para quedar bien en la foto y sentí vergüenza.
Estamos hablando de derechos civiles, de discriminar por lo que uno es y no por lo que uno hace. Estamos destacando que a los que gritaban maricón en una manifestación de apoyo a las nuevas víctiimas de ETA, les importó más con quién se acuesta Zerolo que los propios muertos. Y en medio de tanta estupidez, me acordé de los negros, que un día decidieron que no cederían ni un asiento más a los blancos, y de las mujeres que decidieron que ya estaba bien que el voto fuera sólo patrimonio de los hombres y me vino a la cabeza Lorca y aquel paseo que tanto imaginé.
Quizás Zerolo no sea tan aburrido… O sí, pero siento decirles a los que lo insultaban que, gracias a ellos, se me ha despertado la curiosidad, mira tú por dónde."

     

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ARTICULOS Y REFLEXIONES. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s