BALANCES Y BALANZAS I

2007 toca fin, y es el momento de hacer balances en todos los sentidos, a todos los niveles, subjetivos u objetivos, al fin y al cabo, personales.

Y es que este año que termina, no pudo comenzar mejor que con la llegada del ser por el que un ser humano es capaz de hacer cualquier cosa. Un hijo. Por lo que cualquier otro acontecimiento a nivel personal que aconteciera antes y durante este año me puede resultar anecdótico, triste, alegre, efímero, pero al fin y al cabo anecdótico.

Después de doce años dedicados y relacionados con la política (Secretario General de las Juventudes Socialistas de Almedina, Secretario General del PSOE de Almedina, miembro de las ejecutivas provinciales del PSOE y de JJSS, miembro de la Ejecutiva Regional de JJSS, concejal y por último, alcalde de Almedina), decido hacer un paréntesis, echar el freno de mano y dedicarme a otras cosas, entre ellas, la más importante, a mi familia, después Dios (o X) dirá.

A mediados de año, el 27 de mayo, se celebraron elecciones municipales y autonómicas, y en Almedina volvió a ganar el PSOE, a pesar de algunos y para alegría de otros. Decidí no presentarme de nuevo por decisión propia y meditada. Imagino que a algunos les alivió mi decisión de no presentarme, ya que con esta decisión terminaría “la tiranía socialista que se daba en Almedina durante muchos años” y el “Amiguismo político”. He de decir pasado el temporal que me resultaron simpáticos y singulares esos adjetivos, que dichos en el contexto postelectoral en el que nos encontrábamos no merecían más comentarios que el de proteger el honor personal y el de la callada por respuesta. No tengo rencor hacia nadie, porque nadie de los que me educaron jamás me transmitieron el sentimiento del rencor. Me siento más identificado con la Palabra de Jesús “el Judío” que con la Ley del Talión.

Dicho esto y sin entrar en más detalles, que me los guardo por si me los reclaman o decida dosificarlos como el buen perfume, no entro ni salgo, porque no me meto, en valoraciones personales hacia nadie que decide libremente participar en la política, bien encabezando una lista o participando en ella. Otra cosa es la opinión que cada uno tenga de cada cual, y por fortuna existe la libertad de opinar certeramente o desatinadamente.

Percibí en la campaña electoral una acentuada crispación que jamás había vivido anteriormente. Razones, cada uno tendrá las suyas, pero considero que ciertas cuestiones se magnificaron, así como a otras no se les dio importancia, y la cuestión está en encontrar el equilibrio y no culpar siempre a los mismos, a veces los golpes se reciben de quién menos te los esperas. Cada uno es dueño de sus actos y responsable de sus consecuencias, pero no se debe perseverar en la suposición.

En Almedina se abrían nuevas expectativas sobre quién ganaría las elecciones, y todo hay que decirlo, fueron renovadas las listas al cien por cien, cuestión envidiable que no se produce en otros ámbitos de la política y de la que debería tomar nota unos, otros y los de en medio…

(Otro días más)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ARTICULOS Y REFLEXIONES. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s