SALUDOS DÉSPOTAS

Almedina siempre se ha caracterizado por su buen acogimiento hacia las personas que con buena voluntad se acercaban, y se acercan a ser amigos de los almedinenses.

Se ha caracterizado por una idiosincrasia particular habitual en los pueblos milenarios que conforman el antiguo e histórico Campo de Montiel, sobresaliendo de entre ellos la hospitalidad y calidez de sus gentes y que sólo lleva dentro quién ha vivido desde su niñez el sentimiento intrínseco de quien ha compartido con sus convecinos y vecinos los buenos y malos momentos por los que hemos pasado cualquier habitador de cualquiera de sus casas.

Y esto no se adquiere por un golpe de sentimentalismo espurio que no va más allá del conocimiento superficial y mitificado de quien se circunscribe a circunspectas relaciones que ansían poner voz a cobardes pensamientos y generar maremotos donde siempre, y digo, siempre, ha prevalecido la calma. No concibo el término de la palabra hipocresía aplicado a ámbitos generalistas, salvo en quienes escondiendo su cabeza de avestruz, lanzan manidas teorías, putrefactas acusaciones e inmorales insultos para que alguien, que no tiene nada ganado ni nada perdido, se dedique a poner voz al corrosivo pensamiento de quienes se creen poseedores de la verdad y son incapaces de defenderla.

En esta película no hay buenos ni malos, no están los indios ni los vaqueros, no están los idolatrados héroes americanos, ni siquiera el bueno de Peter Pan ni el mago Harry Potter. Lo que hay es lo que es aunque parezca al revés y se presenten los apátridas como salvapatrias y los huraños como lisonjeros. Esto es lo que hay, aquí, allí y más allá, estando de más y sobrando los adjetivos que han tenido a bien dedicar los que hallan en el ultraje un medio de dirigirse e intentan agredir verbalmente a una persona y cercenar la convivencia a base de lúgubres tácticas a quienes con voluntad, intentan mejorar lo que puede ser mejorable.

Seguiremos hablando otro día, a pesar de mi despotismo, pues dicen por ahí que como el alcalde es un déspota y que es el fiel reflejo de lo que representa, y como representa a todos los habitantes de Almedina, pues somos su fiel reflejo. “Aunque no quisiera decir esto, si no lo otro”. Me dirán.

SALUD Y SALUDOS DÉSPOTAS

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ARTICULOS Y REFLEXIONES. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s