Mañana de hace años

Calle Pintor Yañez hace diez años Retiré las cenizas del día anterior, el rescoldo aún guardaba algo de calor. Seleccioné un tronco de buen tamaño que coloqué al fondo, contra los ladrillos refractarios también calientes; haciendo tienda fui depositando otros más delgados sobre el primero con el fin de que tuvieran tiro a la hora de prender las astillas, ricas en resina, con las que encendí la chimenea.

A través del cristal de la ventana, el día del color de la ceniza mojada, se abría paso entre las hojas del laurel y los sarmientos de la parra aún sin podar y que estaban perlados por las gotas de lluvia que no terminaba de romper.
El primer chisporroteo de los leños abrió el día a la vida que el tañer de las campanas del ayuntamiento, marcando la hora, pretendían dotar de realidad. Es inútil, el fuego arrancaba con fuerza en la chimenea y olía a café recién hecho y a pan moreno tostado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en VIVENCIAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s