El pintor maldito y el olvido de la Junta

Fernando Yáñez de Almedina fue alumno de Leonardo Da Vinci. Aprendió del gran Maestro, bebió de sus fuentes, se impregnó de su conocimiento, y cuando todo lo referente al arte de la pintura lo hubo captado del genio de Florencia lo trajo a España para que aquí, generaciones enteras, disfrutáramos del Leonardo español.

Con un atraso de cinco siglos, es oportuno que desde Castilla-La Mancha se le rinda merecido tributo a quién, junto a Antonio López, tiene expuestas obras en las más importantes pinacotecas del mundo. Es hora que desde su región natal se le reconozca como una de las personalidades más importantes de la cultura que ha dado esta tierra. De hecho, un importante proyecto impulsado por la Academia de la Historia Española titulado “40.000 españoles para la historia” situaba a este genio manchego dentro del top 500 de los personajes más influentes de la historia de España.

Ahora se cumplen diez años desde que la Generalitat Valenciana impulsara otro importante homenaje llamado “Los Hernandos, pintores hispanos del entorno de Leonardo”, en esta ocasión fueron dos los manchegos ilustres homenajeados, Fernando Yáñez de Almedina y Fernando de Llanos, para ello, la Generalitat editó un libro recopilatorio y organizó diferentes actos y eventos conmemorando la obra de los pintores manchegos.

Otro ejemplo de reconocimiento es el que se le ha rendido en Berlín, representando a la pintura española junto a Pablo Picasso en los actos conmemorativos del 50 aniversario de la firma del Tratado de Roma.

Son más los ejemplos de reconocimiento que pudiéramos señalar relativos a este genio universal que tiene nombres y apellidos, y se sabe donde nació y lo que hizo. Recientemente el Ministerio de Cultura adquiría la tabla de “San Onofre”, por 40.000 euros de Yáñez de Almedina. Cada vez más se refuerza la tesis del vínculo académico, laboral y amistoso entre el pintor manchego y Leonardo Da Vinci, cada vez más son las instituciones que están reconociendo y divulgando la obra del pintor español, manchego, ciudadrealeño y almedinense, pero es aquí, en este punto en el que se echa de menos a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha por no hacer lo que la Generalitat Valenciana hizo hace diez años.    

Es sonrojante y vergonzoso que se ningunee y olvide al pintor  más importante del Renacimiento español desde la Junta de Castilla-La Mancha. Si este pintor en lugar de haber nacido en Almedina, lo hubiera hecho en Daimiel o Alcázar, por poner un ejemplo, otro gallo cantaría y no le faltaría a este genio fundación que lo divulgara, exposición que lo mostrara, ni político que se lo apropiara.

Pero no, volvemos a hablar de un pueblo del “maldito” Campo de Montiel, volvemos a referirnos a un pintor de un “maldito” pueblo del Campo de Montiel, y es que hablar del Campo de Montiel a algunos les trae al fresco, les incomoda y les avergüenza. Que el olvido no siga avergonzando a la Junta de Castilla-La Mancha y ponga en el lugar que le corresponde al único manchego que cenó con Leonardo Da Vinci.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte y Cultura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s