El paso del tiempo por la Fuente de Almedina

Almedina Monumentos Fuente 20010000 03 Obras 

El inevitable paso del tiempo hace mella en los rostros de la gente, en las construcciones y edificaciones, en los parajes naturales…

En la fotografía se muestra como el transcurrir de ese tiempo hizo que el muro de la Fuente Pública estuviera herido de muerte por la fragilidad de sus sillares en algunos tramos, que junto al continuo contacto de los ramajes de los tres olmos y sus efectos corrosivos contra la moliz, pedía con urgencia no un lavado de cara, sino un reforzamiento total de la estructura de los diferentes paños de la muralla de la Fuente, para que al menos durante otros cuantos siglos sigan, los que nos sucedan, disfrutando de este lugar emblemático de Almedina. Su posterior rehabilitación o reforzamiento puede gustar más o menos (para gustos, los colores), pero lo que si es cierto, es que necesitaba a todas luces un intervención urgente que retuviese esa erosión y su consecuente peligro. Tras la restauración se encontraron las antiguas conducciones o acequias que discurrían entre el pilar los caños y el pilar respiradero del agua sobrante y que iba a parar al riego de los huertos a través de "la alberca del tinte".  

El tiempo se encargará en darle esos matices cromáticos de envejecimiento, al igual que el tiempo le dio los matices a las intervenciones que la Fuente sufrió en tiempos pasados, como por ejemplo cuando se ensambló el escudo imperial de Carlos V en el siglo XVI.

Hace mil años la Fuente era un recinto rectangular totalmente cerrado y con tan sólo tres accesos o puertas que comunicaban con las actuales cuestas del Quijote, de La Fuente y otro acceso más que daba paso a los Huertos. Los restos de piedra del antiguo recinto se utilizaron principalmente para la construcción de la Iglesia de Santa María, así como sirvió de material de obra en diferentes viviendas particulares de Almedina, tanto en cimentación, como en los umbrales.

Tras la restauración/rehabilitación de la Fuente, la Iglesia, los pórticos, escudos y la Ermita, tan sólo queda el Cañaveral y las murallas árabes que lo flanquean, pero eso será otro día, cuando hablemos del Cañaveral. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en HISTORIA DE ALMEDINA. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El paso del tiempo por la Fuente de Almedina

  1. leo gonzalez dijo:

    Es bueno las explicaciones para los que no recordaramos en el estado en que estaba nuestra fuente

  2. isidoro rivera dijo:

    Gracias Antonio por refrescarnos la memoria historica de nuestros paisajes,monumentos y otras cosas.la historia de nuestro pueblo es muy rica pero desconocida para muchos de nosotros,te felicito por el trabajo q estas haciendo. <sigue con ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s