ALMEDINA Iglesia parroquial de Santa Maria VI

Del libro "De la Fortaleza al Templo", de Pilar Molina

…la tribuna, separándose del resto de la nave mediante una red de madera. Así mismo se le mandó que terminara de pintar y dorar el retablo del altar mayor.

En la visita de las dos capillas del templo se comienza por la de Santa Potenciana, perteneciente a unos «señores de ganados» como capilla funeraria. Pero desde un primer momento se observa que estos patronos la tenían desatendida, sin dotarla de rentas con las que garantizar el reparo de sus quiebras y la compra de ornamentos para celebrar el culto divino. Ante esta situación los visitadores ordenaron al ma­yordomo que se pusiera en contacto con dichos señores ganade ros obligándoles a remediar su desidia, amenazándoles con privarles de sus derechos de posesión en caso de desobediencia.

La segunda capilla, inmediata a la anteriormente mencionada, pertenecía a Juan Sánchez de Honcala. Se denominaba «del Crucifijo» por venerarse en su interior una talla de Cristo crucificado, de gran devoción en la villa.

En este mismo año un vecino de Almedina llamado Hernando Martínez Carralero elevó súplica al rey, a través de los visitadores, para que le diera licencia para poder abrir, junto a la capilla mayor, una capilla de enterramiento para su familia dedicada a la Inmaculada Concepción. Esta nueva construcción parecía ser estructuralmente muy útil, puesto que con sus muros se pretendía reforzar el arco de la capilla mayor por su lado norte, pues desde la visita anterior había comenzado a experimentar ciertas quiebras amenazando la estabilidad de la bóveda del presbiterio’.

Pero la tan deseada construcción de esta capilla no pudo rea­lizarse en el tiempo previsto, pues la bóveda, como se había temido, cayó arrastrando consigo toda la sillería del techo del presbiterio, obli­gando a su mayordomo a invertir todas las rentas de la fábrica en la obra de reconstrucción de la capilla mayor. Por este motivo el retablo sufrió también considerables deterioros, guardándose desmontado en una capilla lateral. En 1515 se ordenó reparar este retablo pintándolo, pues todavía carecía de imágenes, excepto la de Nuestra Señora".

9 AHN, OOMM, Orden de Santiago, Libro de visita, año 1511, 1.077c, pp. 188­201.

21) AHN, OOMM, Orden de Santiago, Libro de visita, año 1515, 1.078c.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en HISTORIA DE ALMEDINA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s