Entrevista a Rosario Alfonsea en LA NACION.ES

Vínculo a la página original

Juan E. Pflüger

Almedina Fotos Antiguas FYT Fiestas 19500000 01 Plaza CarrosYa está a la venta la novela Hijos de La Mancha (Editorial Claudia) de Rosario Alfonsea. El autor es profesor y ha buceado en las raíces de su pueblo, Almedina (Ciudad Real), para mostrarnos con toda su crudeza y todo el optimismo la realidad de la vida en el campo en los difíciles años de posguerra.

-El libro muestra una preocupación exquisita por las tradiciones de La Mancha. ¿Qué debe ‘Hijos de La Mancha’ a las raíces del autor?

-Desde mi infancia, las historias que me contaban mis abuelas las he ido guardando. Como en la época de mi niñez había menos juegos, salíamos a la calle. Cuando llovía, lo que hacíamos era sentarnos junto a la lumbre y nuestros abuelos y nuestras madres nos entretenían con relatos de sus tiempos, como se divertían ellos. Todo eso lo iba absorbiendo, he dado prioridad a la tradición, la capacidad de lucha. Eso es lo que se ha reflejado en la novela.

-Una de las constantes en la novela es la reivindicación del papel de la mujer en el mundo rural. ¿Qué debemos a las madres de los pueblos?

-Les debemos mucho cariño, mucho sacrificio y, sobre todo, dedicación. Con la cantidad de trabajo no reconocido que realizaban, siempre tenían una sonrisa y tiempo para dedicarlo a sus hijos. Y pese a las circunstancias duras que han vivido y el sacrificio del campo, mostraban toda su ternura.

-Realmente ¿se vivía con esa intensidad en La Mancha de la posguerra?

-La novela trata de reflejar un año de la vida del pueblo. Me he centrado en las tradiciones como lo más característico de la época. Además era la oportunidad de divertirse y dar rienda suelta a toda la tensión acumulada. Siempre se daban algunos excesos, tanto en lo positivo como en las ocasiones en que se les iban las cosas de las manos y acababa en desastre. En el libro se reflejan historias personales, el día a día de la gente, su trabajo, amores, disputas,…

-Al final, pese a las penurias ¿siempre hay un lugar para el optimismo?

-Sí, por supuesto. Este es el mensaje más importante del libro. La capacidad de superación de la gente que vivía una época difícil, pero eran capaces de abstraerse para salir adelante. El optimismo era la manera que tenían de superar todas las dificultades.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vidas de Almedinenses. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s