LA TRIBUNA: El cierre de una compañía textil en Almedina deja en la calle a unas 30 mujeres

M. Sierra / C. Vivar

Comisiones Obreras, que ha denunciado el caso ante la Inspección de Trabajo, asegura que esta empresa, la última textil del pueblo, acumula «hasta siete meses» de impagos de sueldos

Una treintena de mujeres ha perdido su empleo ante el fulminante cierre de la fábrica textil de Almedina. Se trata de la empresa Free Man- Free Woman, que estaba activa en esta localidad desde 1999 y que el pasado día 10 de febrero cerraba sus puertas. Un cierre que se produjo «sin previo aviso» y dejando, en la mayoría de los casos, una deuda que asciende a siete meses de salario», según los datos aportados a este diario por Pilar Ramos, responsable del sector textil de Comisiones Obreras.
Desde este sindicato se habla de «cierre patronal», basándose para ello en que el pasado miércoles el propietario de la fábrica, José María Amador, concejal del PP del Ayuntamiento de Villahermosa, procedió a llevarse la maquinaria. Hecho que lleva al sindicato a sospechar que «este cierre es una argucia por parte del empresario para reiniciar la actividad con otro nombre, en el mismo o en otro lugar». Es por eso que desde el sindicato y con el apoyo de las mujeres afectadas se procedió a la denuncia del suceso a la inspección de trabajo por el «cierre patronal» y por la deuda generada, y se emprendió un procedimiento judicial que comenzó con dos denuncias, una la que se realizó el pasado lunes 23 de febrero y la segunda, días después, el 26 de febrero, que fue cuando el propietario consiguió llevarse toda la maquinaria al completo.

Vista de la entrada al pueblo de Almedina. Rueda Villaverde

Al parecer, y según lo narrado por Pilar Ramos a este diario, José María Amador ya se había llevado una línea de maquinaria mientras la empresa seguía funcionando. El resto lo intentaría recoger el pasado viernes, 21 de febrero, pasadas las 03.00 horas de la madrugada, pero se lo impidieron tanto las trabajadoras que estaban vigilando, como algunos vecinos de la localidad. Al final, el miércoles 25, vació la nave, «alegando que se trataba de maquinaria de su propiedad y aprovechando que no nos había dado tiempo a realizar un embargo preventivo para evitar lo que estábamos esperando», asegura.
El cierre de Free Man-Free Woman, empresa textil que se había especializado en la confección de pantalones para distintas marcas, no sólo supone dejar en la calle a una treintena de mujeres, sino el cierre de una de las pocas empresas que en la actualidad existía en una localidad como la de Almedina, de 800 habitantes.
La Tribuna intentó ponerse en contacto con José María Amador para que expusiera su versión de los hechos, pero le fue imposible.

Enlace: La Tribuna

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias de Almedina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s