Al César…

De casi todos es conocida la ambición o interés de un maestro llamado José Antonio Peláez Ballesteros, que presuntamente requisaba objetos de sus alumnos a cambio de que éstos le entregaran retazos de nuestra historia, llámense monedas u otros objetos de valor singular. Hemos de recordar por los testimonios orales, aunque yo no lo viví, que este maestro de escuela solicitaba de sus alumnos todos aquellos hallazgos que pudieran contribuir a su colección personal (monedas, puntas de flechas y otros restos arqueológicos de singular valor), para ello dispensaba presuntamente a los escolares de asistir a algunas clases para llevarle dichos objetos. No es un solo testimonio el que apunta este hecho, sino varios, en su mayoría los alumnos inocentes que contribuían a este particular conocían bien las zonas en las que estaban dispersos los materiales en cuestión.Dinero viene del latín

Maestro José Antonio/herederos legales de dicho señor, devuélvanle el presunto patrimonio extraído de la inocencia de tantos niños y jóvenes de nuestro pueblo a Almedina, pues de este pueblo, presuntamente salió y a él ha de volver. Quizás no se dieron por aludidos en el artículo que se publicó en el Nº 3 de La Voz de Almedina. Dense por aludidos ahora. Están a tiempo de pasar a la historia de Almedina como unos presuntos villanos y expoliadores de su riqueza arqueológica por el abuso del poder e influencia que se les confería en aquella época, y en cambio, si tienen la dignidad de devolverlo, no esperen dádivas de nadie, pero si el reconocimiento de servidor, quizás por haber rescatado a tiempo algo que se presumía inexistente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en HISTORIA DE ALMEDINA. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Al César…

  1. pedro dijo:

    Cita hola yo si lo recuerdo contribuí en ese espolio inocentemente., os cuento y no era a cambio de aprobados actuaba de la siguiente forma nos requisaba bolas trompas tirachinas tebeos y todo cuanto llevábamos en la cartera ya que nos hacia vaciar la cartera en la mesa lo guardaba todo en el cajón su mesa y en adelante el ponía el precio a las antiguas monedas y puntas de flecha y hasta algunas piedras escritas yo recuerdo de una moneda que me encontré justo donde está el quijote ahora y era la más antigua que hasta la fecha tenia me dio 10 bolas y 5 tebeos.de mi época todos lo sabemos lo mismo que las ostias que nos daba si las monedas se las dábamos a una profesora de párvulos que era de infantes y aquella nos pagaba con dinero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s