MIGUEL GÓMEZ POZO

Nació en Almedina en 1904. Sus padres eran  Higinio Gómez y Antonia Pozo.

Era propietario de una tienda de comercio mixto situada en la calle Mayor.

Miguel Gómez Pozo en 1938En 1932 fue elegido presidente de la Sociedad Socialista de Almedina (integrada por el PSOE y la UGT) y ubicada en la C/ La Tienda 23 (actual Pintor Yáñez).

En las elecciones municipales del 23 de abril de 1933 es elegido concejal del Ayuntamiento de Almedina por la candidatura del PSOE-UGT y vocal de la Comisión de Hacienda. En estas elecciones ganó la Alianza Radical Agraria (Agrupación de formaciones de derecha compuesta por conservadores, agrarios y radicales) obteniendo seis co ncejales, frente a los tres que logró el PSOE-UGT.

El 8 de noviembre de 1934 es suspendido del cargo de concejal junto a sus compañeros socialistas por orden gubernativa promulgada por el gobierno de Lerroux (bienio conservador). Tras la victoria del Frente Popular en las elecciones del 16 de febrero de 1936, y también por orden gubernativa, se les vuelve a restituir en el cargo de concejal, al cual renuncia expresamente, junto a sus compañeros, en la sesión del 22 de febrero, esperando hasta la sesión del 28 de febrero, donde tomaba posesión la Comisión Gestora fruto de la victoria del Frente Popular, coalición de izquierdas compuesta en Almedina por las siguientes formaciones (PSOE-UGT, CNT, Partido Comunista, Izquierda Republicana, Unión Republicana y Juventudes Socialistas Unificadas).Antonia Pozo Calzada, madre de Miguel Gómez Pozo

En el pleno del 29 de febrero de 1936 es elegido por los concejales del Frente Popular regidor Síndico o de Cuentas y también forma parte de la Comisión de Hacienda del Ayuntamiento. En esa misma sesión, quedan suspendidas y sin efecto, por acuerdo plenario, las destituciones de los concejales socialistas de noviembre de 1934 llevadas a cabo por la Alianza Radical Agraria.

En julio de 1936, tras el Golpe de Estado de Franco, Miguel Gómez Pozo se une al Comité de Defensa de la República, dejando temporalmente el Ayuntamiento de Almedina, hasta que el 24 de agosto de 1937 regresa a su pueblo, donde es elegido por los concejales del Frente Popular y en representación de la UGT, alcalde de Almedina, cargo que desempeñaría hasta el 19 de septiembre de 1938.

Durante su mandato como alcalde intentó unificar las diversas corrientes que habitaban dentro del Frente Popular y del Comité de Defensa de la República, pues, aunque todos compartieran los anhelos de la victoria republicana en la Guerra Civil, existían diversas aristas y matices que hacían difícil un clima de entendimiento, y más teniendo en cuenta la capacidad de maniobra de un pequeño Ayuntamiento en el contexto de una guerra fraticida.

Como alcalde de Almedina, Miguel Gómez Pozo, y sus predecesores republicanos en el cargo, evitaron que milicianos y militares al servicio de la República de otras poblaciones y provincias limítrofes llevaran a cabo detenciones, secuestros y ejecuciones en nuestra población. En cambio, existe una controversia sobre la detención y posterior ejecución de Juan de Heredia Antequera, al que en la Causa General (Ley de Memoria Histórica de Franco) para resarcir a los familiares de las victimas del ejercito republicano e instruido a partir de 1941 y en base a las declaraciones del Juez Municipal, Luis de Heredia Antequera, a la sazón hermano de Juan, declaró que: “Federico Serrano y Miguel Gómez Pozo, fueron los que lo denunciaron y el día del juicio declararon en contra”. Este capítulo merece mención aparte que trataremos en otra ocasión.

El 19 de septiembre de 1938, Miguel Gómez Pozo, hizo una despedida cariñosa a sus compañeros del Consejo, con estas palabras: “-Mantened el cumplimiento de vuestros cargos, como hasta aquí lo habéis venido haciendo, y defended con todo el interés y mejor acierto posible la Administración Municipal, si hemos de tener fe en la República, por quien todos luchamos”-.

El consejo Municipal le concedió un voto de gracias por el desempeño del cargo por la defensa de la República, pero sobre todo por la defensa de sus vecinos de Almedina, y en su consecuencia, le concedió el coche marca Avión matricula V, propiedad del Consejo Municipal, el cual utilizó para su actuación al servicio de la defensa al Gobierno de la República.

Firma de Miguel Pozo

Ocupó la vacante en la alcaldía Andrés Escamilla Muñoz, sustituyéndole como concejal en el Ayuntamiento por el PSOE-UGT Juan José Román Castillo.

Ingresó en prisión el 20 de mayo de 1939.

Fue ejecutado en el paredón trasero del cementerio de Villanueva de los Infantes el 3 de julio de 1940. Tenía 36 años.

La lucha por la libertad de Miguel Gómez Pozo no fue en balde.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vidas de Almedinenses. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s