Un gran bulo sobre Almedina

A. Alfonsea Patón

Almedina fue protagonista en el mes de agosto de 1899 de un rumor que tuvo la trascendencia mediática suficiente hasta el punto de tomar cartas en el asunto el ministro de Gobernación de la época.

Almedina contaba con una población de 950 habitantes aprox. a finales del siglo XIX. El índice de mortalidad estaba dentro de la normalidad relativa de 1899, teniendo en cuenta que de cada cinco niños nacidos, tres morían antes de cumplir el año y uno antes de los diez años. La esperanza de vida se situaba en torno a los 55/60 años.

Por lo tanto todo era normal en 1899.

Almedina 1899El hecho al que me refiero es un bulo que llega a Madrid protagonizado por un viajero de ¿este pueblo o comarca?, y que a través de los medios de comunicación de la época difunde la existencia de una rara enfermedad que está aniquilando la población almedinense. Esta noticia llega al ministro de la Gobernación, Eduardo Dato, quién conmina al gobernador Civil de Ciudad Real a esclarecer el asunto, enviando un inspector Médico a Almedina para averiguar la verdad de la noticia. El inspector no halla enfermedad rara alguna, comunicando el resultado al gobernador y éste, de nuevo, al ministro.

Asunto zanjado.

A continuación se presenta la cronología de los hechos en los medios de comunicación madrileños.

 

19/08/1899 – El Globo

Lo de Almedina.

Anoche circuló con insistencia un rumor que si se confirmase, tendría gravedad en estos momentos, y que por lo menos, merece que se le dedique atención.

Viajeros llegados ayer mismo de la provincia de Ciudad Real referían que en el pueblo de Almedina se ha presentado una extraña enfermedad, que ha causado bastantes victimas.

La enfermedad se manifiesta por una inflamación en el cuello que en muy pocas horas produce la muerte por asfixia.

Todos los atacados por dicha enfermedad han muerto en muy breve espacio de tiempo.

De esto no se tenían más noticias que las referencias de dichos viajeros. El rumor había tomado cuerpo, y anoche, los periodistas que concurren al ministerio de la Gobernación, preguntaron al Sr. Dato si tenía alguna noticia de lo que ocurría en Almedina. El ministro dijo que ignoraba lo que se le refería, y en el acto ordenó que se telegrafiase al gobernador de Ciudad Real, interesándole que se enterase de si era cierto el rumor y contestase sin pérdida de tiempo.

 

19/08/1899 – El Día

…También se ha preguntado al gobernador de Ciudad Real si era cierto se habían presentado unos casos de enfermedad sospechosa en el pueblo de Almedina.

Dicha autoridad ha contestado no hay noticias de semejante enfermedad; pero había dispuesto saliera un delegado médico para informarse de lo ocurrido en el mencionado pueblo.

 

19/08/1899 – La Época

Otro rumor alarmante.

Circuló ayer en Madrid un rumor, que por las trazas parece un infundio.

Díjose que un viajero llegado de Ciudad Real había referido en varios sitios que en Almedina, pueblo de aquella provincia, de escaso vecindario y perteneciente al partido judicial de Villanueva de los Infantes, estaba haciendo estragos una enfermedad rara, que en pocas horas llevaba al sepulcro á los que la padecían.

Añadía el viajero que los casos eran todos mortales, y que los cadáveres se volvían negros, como carbonizados, á las pocas horas de la defunción.

El Gobierno, á conocimiento del cual llegó también el rumor, ha hecho igualmente averiguaciones son lograr poner nada en claro; pero sin embargo, el ministro de la Gobernación telegrafió anoche al gobernador de Ciudad Real pidiéndole noticias.

 

Portada El Imparcial19/08/1899 – El Imparcial

¿CONSECUENCIAS DEL MIEDO?

Circuló ayer en Madrid un rumor, que por todas las trazas parece más un infundio que una cosa con base sólida que merezca se la tome en serio.

Díjose que un viajero llegado de Ciudad Real había referido en varios sitios que en Almedina, pueblo de aquella provincia, de escaso vecindario y perteneciente al partido judicial de Villanueva de los Infantes, estaba haciendo estragos una enfermedad rara, que en pocas horas llevaba al sepulcro á los que la padecían.

Conviene decir que de las pesquisas practicadas por los periodistas resulta que no se encuentra á nadie que haya hablado con el viajero en cuestión.

El Gobierno, á conocimiento del cual llegó también el rumor, ha hecho igualmente averiguaciones son lograr poner nada en claro; pero sin embargo, el ministro de la Gobernación telegrafió anoche al gobernador de Ciudad Real pidiéndole noticias.

Como decimos al principio, todo indica que se trata de una falsa alarma, de esas que son tan comunes siempre que se presenta una epidemia y se teme que ésta llegue a propagarse.

 

20/08/1899 – La Correspondencia de España

El gobernador de Ciudad Real, en telegrama recibido anoche, dice que ha regresado a la capital el delegado médico que envió al referido pueblo, y el cual desmiente que haya habido en Almedina caso alguno de enfermedad sospechosa.

 

20/08/1899 – La Época

Lo de Almedina no resultó ser cierto.

El gobernador de Ciudad Real, obedeciendo instrucciones del ministro de la Gobernación, envió ayer á dicho pueblo un médico para que se informara de lo que hubiera.

Anoche regresó á Ciudad Real el médico aludido, quien certificó que carece en absoluto de fundamento el rumor circulado y que en Almedina no se padece ninguna enfermedad epidémica.

 

20/08/1899 – El Imparcial

Como presumíamos, lo de Almedina ha resultado un infundio lanzado por algún chusco ó algún miedoso.

El gobernador de Ciudad Real, obedeciendo instrucciones del ministro de la Gobernación, envió ayer a dicho pueblo un médico para que se informara de lo que hubiera.

Anoche regresó á Ciudad Real el médico aludido, quien certificó que carece en absoluto de fundamento el rumor circulado y que en Almedina no se padece ninguna enfermedad epidémica.

 

Eduardo Dato20/08/1899 – El Globo

Lo de Almedina.

El gobernador de Ciudad Real telegrafió ayer al Sr. Dato participándole que, cumpliendo lo que se le había ordenado, envió al pueblo de Almedina un delegado de Medicina, y que dicho funcionario le manifiesta que no es cierto el rumor circulado en Madrid, puesto que no ha ocurrido alteración en la salud pública en dicho pueblo.

 

20/08/1899 – El Heraldo de Madrid

Ciudad Real 19 (10,50 n.)

El subdelegado d Medicina de Infantes asegura al gobernador que en Almedina no hay enfermedades epidémicas ó contagiosas.

Son, pues, infundados los rum ores que acerca del particular circularon por Madrid.- Balcázar.

 

20/08/1899 – La Vanguardia

El gobernador de Ciudad-Real dice que el informe del delegado que envió á Almedina, desmiente que hayan ocurrido casos sospechosos.

El señor Dato ha dicho que el Gobierno está resuelto á decir la verdad en este asunto.

 

21/08/1899 – El Siglo futuro

Rumor desmentido

El ministro de la Gobernación recibió anoche un telegrama del gobernador de Ciudad Real, manifestando que de la visita hecha por el médico delegado que envió al pueblo de Almedina, resulta que la salud allí es excelente, careciendo por tanto de fundamento el grave rumor que circuló anteanoche.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en HISTORIA DE ALMEDINA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s