SALUD, SOLIDARIDAD Y REGENERACIÓN para 2011

Comienza 2011. 364 días por delante para de nuevo recibir otro año y despedir al actual.

Por los diferentes caminos que nos conducirán al final del año presente nos encontraremos con nuevas experiencias, rememoraremos acontecimientos, reviviremos situaciones y tropezaremos de nuevo.

Por el camino que nos conduce hasta el final del año forjaremos renovadas esperanzas y nos resurgirán los miedos propios, tan dispares y diversos, que nos harán plantearnos nuevas dudas.

Tres deseos para este incierto año que se nos presenta:

No puedo más que pedir y desearos SALUD, lo demás está de más. El bien más preciado que podemos poseer, salud para todos. Si la vida se empeña en conducirnos por otros derroteros adversos a la salud, al menos que éstos no sean dolorosos para quienes los sufren ni para sus familias.

Es complicado en este tiempo que vivimos de crisis solicitar SOLIDARIDAD hacia los más desfavorecidos, cuando las instituciones han derrochado a diestro y siniestro durante los años de las vacas gordas, cuando ahora nos piden que nos ajustemos el cinturón, mientras desde algunas empresas se siguen repartiendo los dividendos del dinero que los gobiernos les han dado y se lo ha negado al ciudadano, al trabajador, al parado. Pero una de las pocas cosas que diferencia y engrandece a una persona del resto es amar al prójimo y solidarizarse con el necesitado.

La permanencia en el poder durante muchos años crea adicción, y las adicciones de cualquier clase, como todos sabemos, no son buenas ni para la salud ni para la higiene moral y ética.

Los gobiernos que democráticamente han sido elegidos consecutivamente legislatura tras legislatura han podido contraer ciertas adicciones relacionadas con la camaradería, con la complacencia sectorial, con el favoritismo desmesurado y con la complicidad de silencios remunerados. La REGENERACIÓN política es necesaria en todos los ámbitos, al igual que la ideológica y religiosa, y como no, la regeneración del Modelo del Sistema Económico Universal, pero esto último no está al alcance ni del ciudadano de a pie ni del gobierno de turno, al igual que la regeneración religiosa. Mientras tanto lo que está en nuestras manos, la única herramienta que tenemos a nuestro alcance es nuestra mínima voz.

Lo dicho, SALUD, SOLIDARIDAD Y REGENERACIÓN para 2011.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ARTICULOS Y REFLEXIONES. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s