A la abuela Antonia

La familia de Antonia ha querido compartir en este espacio, un homenaje a la que fue una gran madre y una gran abuela.
Recuerdo como en los cumpleaños de mi madre siempre hacía sonreir, y contagiaba con su sonrisa a los que allí estabamos. Una mujer con una vitalidad jovial, una energía positiva y un humor inquebrantable que se mantendrá en la memoria de aquellos que la conocimos. ¡Que siga la fiesta en el cielo!

RECUERDOS DE LA ABUELA

Hoy,
trato de enlazar las palabras que con lágrimas salen de mi alma,
palabras que en este momento tanto me cuestan decir
y que sin duda,
son palabras acompañadas de tristeza.

Hoy,
la nostalgia me visita otra vez,
trayendo a la memoria recuerdos de esa gran mujer,
una mujer llena de fuerza, alegría y vitalidad.

Una mujer con arrugas en el cuerpo y sortijas en los dedos,
con los cabellos blancos y la sabiduría en sus años,
sabiduría producida por la alegría o tristeza,
o por todos aquellos daños.

sabiduría que brota en sus palabras, en forma de consejos
que debemos tener en cuenta…
Y en forma de refranes que vienen a pedir cuentas.

Recuerda desde niña, en tu patio floreado
que reíamos sin prisa y hablábamos de todo.
A veces tus relatos narraban desventuras,
y otras veces, sólo recordabas travesuras.

Ya desde pequeña existía entre nosotras una complicidad
que a mamá le hacían pensar que me mimabas y consentías
todas aquellas locuras que a ti te hacía danzar,
y tu siempre le decías: “Déjale, es una niña que lejos va a llegar”.

Después la vejez llegó a ti
en forma de un lento caminar y un pausado hablar,
pero nunca perdiste esa alegría al despertar.

Por eso abuelita, no te alarmes
si te quedaste sin fuerzas y sin dientes,
pues para mi sigues siendo la valiente que siempre admiraré.

Y tras varias noches de agonía, dormiste para siempre,
rodeada de todos, guareciéndote la vida.
Me tocó a mi asistir a tu partida
y vi al tiempo en un instante despedirte de la vida.

Abuela, esto te quiero decir,
y se que me escucharás
porque estás aquí, con nosotros, y nunca te irás.
Porqué estás en cada latido,
en cada lágrima derramada por tu ausencia
y en el recuerdo de cada uno de los momentos
vividos contigo.

¿Cuántas risas?, ¿Cuántos llantos?,
¿Cuántas tristezas?, ¿Cuánto dolor?,
¿Cuánta entrega?, ¿Cuánto trabajo?,
¿Cuántos suspiros perdidos?,
¿Cuántos besos recibidos?,
¿Cuántas sonrisas ganadas?
¿Cuántas preguntas en tu cama?
¿Cuántos momentos vividos?
¿Cuántos?: Mi abuelita.

Y a través de la vida, y por muy larga que fuera,
no me alcanzaría para decirte todo lo que te quiero:
Mi ejemplo de mujer, mí querida abuela.

“Sabías que no podias hacer un viaje para dos, mucho equipaje en tu camino, por lo que sólo compraste un billete de ida para ti.

 

ABUELA, que linda palabra, pero más bonita era decirtelo a ti. Tú siempre nos contestabas con una sonrisa en la boca, aunque estuvieramos de malas.

Has estado en los momentos tristes, como en los alegres. Hemos crecido al lado de una Abuela maravillosa, tenemos muchos recuerdos tuyos que hoy llegan a nosotros en forma de recuerdos, que ninguno queremos olvidar. Nos has visto convertirnos de niños a mujeres y hombres.

Hasta el último momento has sido una fuente de admiración y orgullo para todos nosotros, nos has dado grandes lecciones de vida y de lucha, que es lo que nos ha hecho convertirnos en lo que somos.

Hoy esa luz llena de vida se ha apagado, pero se mantendrá viva en nosotros. Vas a ser nuestro Ángel que guiará nuestros pasos. Nunca nos sentiremos sólos, pues tú estarás allí.

Fueron muchos años y en tus ojos se reflejaba el gran trabajo que hiciste, creaste y mantuviste unida a tu familia, que en todo momento ha estado más unida que nunca. Todos estos años contigo han sido un verdadero privilegio.

Te vamos a echar mucho de menos. Es algo inevitable.

Estás en el cielo con Dios y con todos los tuyos. Sabemos que estás feliz con ellos.
Mientras que tú estás disfrutando en el cielo, nosotros vamos a seguir haciendo lo que más te gustaba, disfrutar de las cosas de la vida.

APRENDER DE TI, UN PLACER,
QUERERTE, UN HONOR.
Y DECIRTE ABUELA, UN PRIVILEGIO.

Nunca te olvidaremos. Te queremos mucho, Abuela.”

TUS NIETOS

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vidas de Almedinenses y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a A la abuela Antonia

  1. R.A.G. dijo:

    Aún, cuando acabamos de nacer, todos los que nos rodean imaginan y fantasean con lo que podemos llegar a ser…. pero es con el paso de la vida, cuando esas personas se dan cuenta, de que lo que antes imaginaron, era un “podemos”, y en efecto, ahora es un “es”. Y es que esto no es fácil y no todo el mundo llega a esto….. porque seguro estoy, después de haberte conocido, que nunca fuiste un “podemos”, ya que con este legado que has dejado, desde el primer momento…. tu “podemos” tuvo que ser un “es”.

  2. conchita dijo:

    Acabo de leer lo que habeis escrito sobre vuestra abuela. Me llena de gran satisfacción todo el cariño que mostrais , no es nada más que una muestra de la gran admiración que teníamos hacia ella todos los que la conocimos y disfrutamos de sus gracias ,sus dichos y sus gestos. ELLa sin tener nada lo tenía todo, su corazón era grande y en él cabian los hijos , nietos ,amigos, la gente de su pueblo y todos los que habian partido de
    èl que cuando regresaban en vacaciones , los recibia como si fueran de su familía. Todos tita te echaremos de menos, recordondo tus anecdotas en las fiestas del ” Rosario” en la corridas de toros o en las Navidades tocando las enormes ZAMBONBAS que alegraban tanto a tu familia como a tus conocidos.Yo se que alli donde estés tu espiritu seguiras revolucionando a los que estén cerca de tí y a nosotros sigue echandonos unos….. cuando nos veas tristes para que levantemos el ánimo . !TITa te queremos y te recordamos . UNA MANCHEGANDALUSI

  3. ana dijo:

    Para mí era mi fuente de orgullo, no tenía muchas cosas pero tenía lo que muchos envidiaban, una familia que la quiere y que estuvo con ella hasta el final. Me ha dado muchas lecciones de vida, aunque ella no se diera cuenta, me enseñó a ser como soy a disfrutar de la vida.Quiero que desde donde esté me ayude y se sienta orgullosa de mí como yo lo estoy de ells. Como siempre me decía: ” me gruñe mucho, pero me quiere más”.
    TE QUIERO MUCHO. TU NIETA

    • Núria dijo:

      Tita Antonia. O a veces abuela Antonia. Veranos alegres, de mucha calor, pero lo que más nos gustaba era jugar contigo; nos levantabas la samarreta y nos escupías, como nos gustaba que fueras detrás de nosotros… eramos niños que deseaban ir a jugar a casa de la TITA ANTONIA, en el patio, en la parte de arriba de la cocina (donde el tito Francisco guardaba sus conocidos ataudes ,ja,ja) allí jugábamos a cocinas… en el casino, viéndola cocinar, limpiar aquella carne que no me gustaba nada ( que con el tiempo descubrí que eran callos). Tantos recuerdos y tan buenos momentos,que ahora me toca pensar cuando regrese a Almedina , que ya no podré decir voy a ver a la tita Antonia, me duele pensarlo. Sabéis? yo en mi niñez, no la recuerdo con joyas, pues siempre estaba con las tareas de la casa y la familia, además de que había una persona que le molestaba si ella las llevaba, es algo que mi tita y yo sabemos, por eso cuando iba al pueblo, de más mayor la acompañaba a comprarse joyas y la animaba a que se las colocara, las enseñara, pues sus manos trabajadas del campo, del agua, de los quehaceres de cada día eran las mejores para lucirlas. Siempre ALEGRE, con sus chillidos ( cada año la dejábamos sin escobas, pues se las dábamos a los gorrinos),unía a la familia y eso que mi tío directo era el tito Francisquito, pero ella era ESPECIAL, para mí serán los recuerdos más entrañables. Mi madre ha llorado su pérdida , por que no pudo despedirse de ella, pero yo le digo:” ella nos prepara el lugar más divertido en su trocito de cielo”… Un beso muy grande.

  4. Enrique dijo:

    Soy un familiar Chileno que me incluyo en el grupo de personas tubo la suerte de conocer a tita Antonia. Lamento el pensar de no verla nuevamente a una persona especial que daba alegria a quien estaba a su lado. Seguro que siempre estara presente en las fiestas del pueblo y en el corazon de quien la conocimos. “Como que siento su contagiosa risa”

  5. Isabel.D.G dijo:

    El jueves 17, nos abandono una gran mujer.
    A todos los que tuvimos la suerte de conocerla nos ha dejado su impronta, su manera de ver la vida, siempre con optimismo, aun en los momentos más duros, nos dio ejemplo.
    Antonia, no te has ido de vacío, te llevas el inmenso amor de tus hijas, nietos y de toda tu familia, de la que humildemente me considero y de tus amigos, que eran muchos.
    Seguro que donde esté estará contenta y dirá, ” ¡ Huevos !, dejarme ya, que yo estoy bien, seguid vosotros, que yo os ayudare. Aquí nos veremos, ¡ pero todavía no ! “, Antonia, la Antonia era así, genial.
    Te vamos a echar mucho de menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s