Gran boda en Almedina

En la pintoresca villa de Almedina y en el domicilio de los Sres. de Patón, se ha efectuado la boda del distinguido y joven abogado D. Luis Merlo y Patón con la bellísima señorita Paquita Patón Merlo.

La capilla improvisada para el acto del desposorio, estaba artísticamente adornada con ricas joyas de histórico valor y profusión de flores naturales.

Bendijo la unión el presbítero D. José Martín, con la asistencia del señor juez municipal y de los testigos D. Amancio Polo, D. Eugenio y D. Fernando Núñez, actuando como padrinos el letrado don Fernando Gil y Sánchez y su esposa la virtuosa señora Dª Encarnación Merlo y Patón de Gil.

La novia, que estaba interesantísima, lucia riquísimo traje de crespón de seda con valiosísimos encajes, cuya cola llevaban asida las niñas Lolita Patón, María Merlo y Marianita Migallón, que primorosamente vestidas y exhalando el venturoso perfume de su inocencia, parecían rendir el postrer tributo a la virginidad de la desposada.

El novio vestía de rigurosa etiqueta, así como los padrinos, testigos y demás señores presentes al acto.

Acto seguido se sirvió un esplendido banquete al que asistieron todos los invitados y entre los cuales recordamos a D. Luis Patón, padre de la contrayente y a Dª Carmen Muñoz, madre política, a las encantadoras señoritas Gregoria y Julia, hermanas de la novia, Matildita Merlo, que estaba tan bellísima como siempre, Patrocinio Asensio, Lola Muñoz, Marina y Sara Marín y Conchita Camaño, las respetables señoras doña Matilde Merlo de Agustín, doña Rafaela Otermin de Merlo, Dª Vicenta Patón de Asensio y Dª Elisa Ordóñez de Merlo, tías de los novios, el letrado D. Emilio de Agustín y el bizarro coronel de artillería, D. Isaac Merlo, tíos de los contrayentes, los distinguidos togados, don Pedro Pérez Pastor y D. Julián Santos Cantero y otros muchos que el cronista lamenta no poder recordar.

Han llamado notablemente la atención los numerosos y valioso regalos que los novios han recibido de la familia y amigos.

Al declinar de la tarde los recién casados emprendieron su viaje para esta población, donde han fijado su residencia en la casa solariega de los señores de Merlo, tributándoles el pueblo de Almedina, en el acto de despedida, el más grande homenaje de viva simpatía.

Nosotros, desde estas columnas, también les enviamos nuestra más cordial enhorabuena y rogamos al cielo les conceda en su estado prosperidades sin fin y toda la dicha que la enamorada pareja se merece.

Esta es la crónica que el periódico El Pueblo Manchego publicó el 12 de octubre de 1914, de una de las bodas que más resonancia ha tenido en Almedina en el siglo XX y que se celebró el 7 de octubre del mismo año, curiosamente el día de la virgen del Rosario.

Desde LBDA solicitamos la colaboración de vosotros con el fin de recopilar fotografías antiguas, bien referentes a este u otros acontecimientos, pues nos consta la existencia de un archivo fotográfico de finales del XIX y principios del XX, en el que debió quedar plasmada tanto esta boda como otras instantáneas de la época.

Antonio Alfonsea Patón

labitacoradealmedina@hotmail.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hemeroteca histórica de Almedina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Gran boda en Almedina

  1. mari carmen pretel velasco dijo:

    el relato de la boda es buenísimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s