El deslinde de los Huertos de La Fuente de Almedina

En abril de 1871, debido a los problemas que presentaba la cobranza de impuestos en lo que se refería la arboleda de La Fuente, el ayuntamiento decidió convocar a los propietarios de los huertos, con el fin de acreditar su propiedad y así practicar el deslinde entre el Común de los vecinos y el resto de propietarios.

La reunión entre el Ayuntamiento y los propietarios se celebró el siete de mayo de 1871, entre los que se encontraba Miguel Calabria, quién presentó un documento de fundación del año 1642 y en el que se expresaba lo siguiente: “Un huerto cercado con puerta y llave que asimismo era del padre Pedro Sánchez, con otro que está dentro de la propia cerca que está junto a la Fuente a otros huertos míos y por la parte de abajo, con huerto que era de D. Fernando Saavedra, vecino de Villanueva de los Infantes, cuya puerta fue reconocida por existir el nombre de ella.

Otros cuatro huertos que están en pedazo cercados sin llave y tienen unos morales, y estar lindando por una parte con los dos huertos de arriba y por otra con dicha huerta que era de D. Fernando Saavedra, que compró el dicho Maestro Jiménez. Otros tres huertos para hortaliza que están junto y lindan con la huerta grande que era del Maestro Jiménez Patón y ahora es mía propia y alindan por la parte de arriba con el camino que va a las Eras del Raso, y por otra parte con callejuela que baja a dicha huerta.”

Juan Francisco Antequera, presentó otro título por el que se acreditaba la posesión de la finca que “contiene y linda al mediodía con el camino que se dirige a las Eras de trillar de esta villa, y por otra parte con huertos de Dª Josefa Martínez, con algunos olmos dentro de la propiedad.”

Josefa Martínez, presentó otro documento en el que manifestaba que “…la hijuela de adjudicación de su difunto padre en la que consta una finca que linda a Saliente con D. Francisco Díaz; medio día, la reguera que se dirige a la huerta de los Marines; poniente, D. Juan Antequera y norte, Ambrosio Arias.”

Francisco Díaz, al igual que los anteriores, presentó a la corporación el siguiente documento: “…una Escritura Pública por la que se acredita la propiedad y en la que consta le pertenecen unos huertos en la ribera de la Fuente Pública, compuestos de siete piezas y su correspondiente Alameda, que lindan a saliente los Herederos de Miguel Pinar; medio día,  Ambrosio Arias, y norte Josefa Raya.”

 

La corporación, en vista de que los títulos y documentos presentados eran conformes a lo preceptuado en la propiedad de la época, y en base a las dudas que le surgían sobre el camino de La Fuente que bajaba a los Huertos, decidió convocar a dos personas inteligentes y ancianas del municipio para que declarasen cuanto les constaba de si el camino podía haber variado o no. Convocaron a Dionisio Ribera y Ambrosio Arias…

(C) Antonio Alfonsea Patón
Anuncios
Esta entrada fue publicada en HISTORIA DE ALMEDINA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s