Toca el pan, la sal o el hambre

Esta, mi España de color,
de alegría y monumento,
de concupiscente razón,
de sol y playa, y tormento.

Mil veces te han subyugado
bajo el yugo del lamento;
desde el fenicio al cristiano,
desde el rocín al jumento.

Toca ahora despertarte
de este estridente sueño,
que arrebata tu estandarte
sin la autoridad del pueblo.

Agarra con uñas y dientes
la honra y tus cimientos.
Pues no será más valiente
quien te recorte tu viento.

Toca callar o la calle,
toca rencor o respeto,
toca el pan, la sal o el hambre.
Toca el Capital o el Pueblo.

© Antonio Alfonsea, julio de 2012.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en POESIA NECESARIA COMO EL PAN DE CADA DIA.... Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s